Artículos de prensa   Eventos   Boletines

 

Boletines

  • "El 20% de la población china será rica en el 2020"  - Noviembre 2012
  • "Por qué no compramos lo que no entendemos?"  - Octubre 2012
  • "Rúsia, última potencia en sumarse a la OMC"  - Agosto 2012
  • "Rusia promoverá proyectos en construcción por 34.000 millones de euros durante los próximos tres años"  - Enero 2012
  • "Oportunidad mexicana"  - Agosto 2011
  • "La subida de precios en China se percibe alrededor del mundo"  - Enero 2011
  • "Coches y carreteras bajo tierra. El último sueño de Beijing"  - Enero 2011
  • "Apoyos fiscales a la exportación para manetener el ritmo de la economía china  - Octubre 2009

El 20% de la población china será rica en 2020

Noviembre 2012

 

El 20% de la población china, uno de cada cinco chinos, pertenecerá a la clase acomodada en el 2020, reveló un sondeo de la consultora Boston Consulting Group. 

No habrá que esperar mucho para que la población del gigante asiático empiece a elevar su calidad de vida. Tan solo tendrán que pasar ocho años, según la investigación, para que unos 280 millones de personas formen parte de la clase acomodada y eleven su poder adquisitivo a los 3,1 billones de dólares (2,4 billones de euros) anuales, el 5% del consumo mundial, detalla el estudio.

¿Quien es la población china solvente?

Boston Consulting considera a la población acomodada a aquellos que tienen un ingreso familiar disponible de 20.000 dólares (unos 16.000 euros) a 1 millón de dólares (unos 800.000 euros) anuales. Según el análisis, para 2020 el consumo de este grupo alcanzará al de la población total de Japón, el 128% de la de Alemania y tres veces al de Corea del Sur.

Los ricos chinos son sofisticados

A través del documento se desvela que los consumidores “ricos” de China tienden a reemplazar rápidamente sus objetos personales viejos como una forma de gratificación emocional, estatus y reconocimiento. Y por qué no, a la población china se le describe como relativamente sofisticada dada su elevada disposición por conocer otros países y probar nuevas marcas.

El estudio se ha realizado a partir de una encuesta en la que fueron entrevistados 24.000 consumidores de todo el mundo.

Llegado a este punto se desvela que el cada vez mayor poder adquisitivo de la población del país asiático refleja el crecimiento destacado del consumo doméstico de la segunda economía mundial.

 

Fuente: Globalasia

 

¿Por qué no compramos lo que no entendemos?

 Octubre 2012

 

Probablemente sea por una cuestión de confianza y de seguridad, lo cierto es que la mayoría de los consumidores prefieren comprar a través de Internet cuando la información que leen está en su idioma.

Esa es la conclusión de un estudio realizado en 3 continentes publicado por la Common Sense Advisory. Estos datos reflejan que el 52,4% de los usuarios solo compran cuando la información está en su idioma y un 85,3% reconoce que el idioma es un factor crítico a la hora de decidirse. Siendo conscientes de esta realidad, BORSUB cuenta con personal local y español en sus delegaciones, hablar el idioma local y una buena traducción es crucial para alcanzar el éxito deseado y nosotros sabemos que en la era de la internacionalización y la expansión de mercados a ella asociada, este valor ha aumentado de manera exponencial en las últimas décadas. Los datos avalan que en muchos casos poder comunicarse en el idioma local y una buena traducción hará que el cliente opte por los productos que ofrecemos, y en nuestro caso esto  no es una barrera. 

 

Fuente: EUROSCRIPT

 

Rusia, última potencia en sumarse a la OMC

28 de agosto de 2012

 

Rusia era, debido a su fuerte política proteccionista, la última potencia fuera de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Tras casi 19 años de negociaciones, ayer pasó a ser el miembro número 156 de esta organización.

 

La Federación Rusa es la novena economía del mundo. Lo pueblan 141,75 millones de personas.

Ahora, después de salvar las últimas reticencias por parte de Georgia, y tras unas negociaciones que han durado casi 19 años, entra en la Organización Mundial del Comercio. Según explica la propia OMC, con su integración, la OMC contribuye a la gestión del 97% del comercio mundial. El comercio representa el 51,5% del PIB ruso. Los aranceles pasarán de una media del 10% en 2011 a un máximo, de media, del 7,8%.

La Comisión Europea ha dado la bienvenida a la entrada de Rusia. Resalta que la UE es el primer cliente de las exportaciones rusas, que entran en la UE con un valor de 199.500 millones de euros en 2011. Rusia es el tercer cliente de la Unión Europea, que en 2011 le hizo ventas por valor de 108.400 millones de euros.

Las principales exportaciones de la UE a Rusia son coches (7.000 millones), medicamentos (6.000), componentes de automóvilesteléfonos móviles y sus componentes y tractores. Con diferencia, las mayores exportaciones de Rusia a la UE son el petróleo (130.000 millones) y el gas (24.000 millones). La agricultura es también una parte destacada. La entrada de Rusia a la OMC reducirá el coste en aranceles a los productos europeos en 2.500 millones de euros, y permitirá que las ventas de los miembros de la UE a aquél país aumenten en 3.900 millones.

El asunto tiene mucha relevancia. No sólo supondrá nuevas oportunidades para las empresas y los inversores españoles y obligará a algunos exportadores nacionales, como los de productos agrícolas, a ser más competitivos. También ofrece la posibilidad de transformar, aunque sea lentamente, aquélla economía. Tiene tanta relevancia que el Financial Times le ha dedicado su prestigiosa columna Lex. Comienza diciendo precisamente que “en el corto plazo, la pertenencia a la OMC no cambiará mucho. En el largo plazo, podría ser transformador”.

 

¿Qué supone la entrada de Rusia en la OMC?

 

¿Qué supone esta incorporación? 

La eurozona la considera "particularmente importante para la Unión Europea", dado que, para la Federación Rusa, los Veintisiete son el socio comercial número uno. Tanto es así que el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, ha señalado que “es un paso decisivo para la integración del país en la economía mundial", y ha destacado que la adhesión "facilitará la inversión y las importaciones y exportaciones para las empresas de ambos socios".

Por su parte, el vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industria de Rusia, Gueorgui Petrov, ha dicho que "esto no sólo es bueno para Rusia, sino también para toda la OMC, que no podía ser considerada una organización internacional sin contar entre sus miembros con el séptimo exportador mundial".

 

Pero, ¿cuáles son las ventajas de la entrada de Rusia en la OMC? 

El director general de la OMC, Pascal Lamy, aseguró hoy que el ingreso ruso contribuirá a fortalecer el sistema multilateral de comercio, mientras la Comisión Europea cree que este "es un paso decisivo para la integración del país en la economía mundial". Así, Reino Unido confía en que esta incorporación favorezca el comercio libre entre Rusia y el resto de los países de la organización.

Además se reducirán o eliminarán los aranceles de más de 700 categorías de productos lo que supondrá la supresión de las barreras comerciales y hará que se reduzca el coste de vida al reducirse el precio de muchos productos y servicios como pueden ser "el sector metalúrgico y la industria ligera (textil y equipamiento) como señaló Petrov. Y supondrá un aumento de la transparencia del país, lo que ayudará a que pueda ser un buen lugar en el que expandirse.

Otra ventaja es que esta incorporación supone un acceso sin restricciones de los productos rusos en los mercados externos, lo que eliminará las pérdidas en los ingresos de las exportaciones y ayudará a que el clima sea más favorable para la inserción externa en Rusia.

 

Mercados, abiertos, mayor transparencia 

Pero la entrada de Rusia en la OMC también tiene inconvenientes. Así, el presidente de la consultoría rusa Neokon, Mijaíl Jazin, duda de que la participación de Rusia en la OMC contribuya a captar inversiones extranjeras: “La mano de obra en el país no es la más barata, no está nada claro que los inversores tengan que fabricar su producto aquí y no en China o Indonesia, donde el negocio resulta más rentable”.

Rusia es aún una economía débil y un país con poca competitividad, especialmente en algunos sectores como pueden ser la industria ligera o la fabricación de maquinaria, por lo que podría no encontrar recursos para modernizar su economía y aumentar la rentabilidad de las empresas productoras, viéndose obligado a abandonar el mercado.

A pesar de todo esto, Rusia, cuya economía ha crecido en torno al 4 % durante los últimos dos años después de contraerse en 2009, exportó el pasado año bienes por valor de 199.500 millones de euros a la Unión Europea.

 

Fuentes:

elimparcial.es (Economía)    

spanish.peopledaily.com (Economía)    

intereconomia.com (Economía)    

 

Rusia promoverá proyectos en construcción por 34.000 millones de euros durante los próximos tres años

INMACULADA PEREZ RUBIO

23 de enero de 2012

 

La economía rusa vuelve a alcanzar positivos porcentajes de crecimiento tras la crisis y el sector de la construcción se recupera gracias a la eliminación de barreras, las inversiones estatales y la modernización de la industria de materiales. 

El país más extenso del mundo ha mejorado en el último año su clima de negocios y se ha convertido en un objetivo prioritario para las exportaciones e inversiones españolas. A través del Plan Made in/Made by Spain -ejecutado por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX)- se potencia al máximo el apoyo institucional y comercial de las empresas y sectores españoles que más protagonismo pueden tener en este mercado euroasiático. Uno de los campos de inversión que más futuro tienen en la actualidad es el sector de la construcción y en el que, durante los próximos tres años, el Gobierno de Moscú tiene previsto invertir unos 34.000 millones de euros.

Rusia es un mercado con más de 140 millones de habitantes cuyo poder adquisitivo se encuentra en alza. En la actualidad, el territorio euroasiático dispone de la tercera mayor reserva mundial de oro y divisas y, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), un PIB creciente durante los últimos años: 4% en 2010, 4,3% en 2011 y una previsión de alcanzar el 4,4% en 2012. Según los expertos, el sector de la construcción en Rusia cuenta con datos esperanzadores e invitan al optimismo a todas aquellas empresas que quieran instalarse en el país. La construcción, industrial y de vivienda, ha experimentando un elevado incremento en los últimos años, en especial en el territorio europeo, y más concretamente en la ciudad de Moscú y su región. Con objeto de dinamizar el sector, desde el Gobierno ruso se ha dado a conocer la intención de eliminar barreras a la construcción y se están tomando las medidas legislativas necesarias para contribuir al crecimiento del sector.

La crisis en la construcción, la arquitectura, la ingeniería civil y la producción de materiales parece haber llegado a su fin y, hoy por hoy, el sector genera alrededor del 8% del PIB ruso. Se estima que existen unas 110.000 empresas constructoras, 9.000 productores de materiales de construcción y 11.000 compañías de diseño e investigación. La mayoría son firmas privadas y el 90% no cuenta con una plantilla superior a los 50 empleados.

Inversiones estatales

Hace escasos días las autoridades moscovitas hicieron público la intención de invertir 34.000 millones de euros en proyectos de construcción durante los próximos 3 años. Con este presupuesto Rusia quiere financiar más de 600 proyectos dirigidos a un programa de inversión por objetivos. Se estima que unos 3.000 millones de euros irán destinados hacia el desarrollo de la red de carreteras e instalaciones adyacentes durante este año, lo que supone un incremento considerable desde los 1.951 millones previstos para todo 2011. De la misma forma, el Gobierno planea presupuestar más de 2.400 millones de euros para el desarrollo del metro de Moscú, frente a los 1.440 millones de euros previstos en 2011 para tales propósitos.

La Federación Rusa ha calculado la necesidad de cimentar, a través de la empresa pública GK Avtodor y con la inversión en infraestructuras a través del esquema de la asociación público-privada (PPP), unos 9.000 kilómetros de autopistas y vías rápidas. Aunque según la Estrategia de Desarrollo del Transporte tiene planeado construir hasta 2020 tan sólo 3.000 kilómetros de autopistas de peaje y, para 2030 la cifra ascenderá hasta los 9.000 kilómetros.

En estos momentos, el país cuenta con un sustancial déficit y una necesidad de reforma de las viviendas obsoletas de la era soviética, por lo que el ladrillo español cuenta en este campo también con una oportunidad de erigirse de cara a los próximos años por el territorio. Rusia cuenta con una elevada capacidad de inversión pública y vive un periodo de expansión en la construcción, principalmente, de oficinas, hoteles y centros comerciales. Además, en lo referente a la construcción de viviendas, la capital rusa se habrá incrementado 2,2 millones de metros cuadrados a finales de este año y, según últimos datos recopilados, entre enero y octubre de 2011, se han construido 1,34 millones de metros cuadrados en Moscú.

Otro de los importantes focos de inversión por parte del Gobierno es el que planea prodigar al territorio ártico y en el que tiene previsto invertir durante el próximo trienio 500 millones de euros en proyectos de infraestructuras en el mar. Hasta el momento, Rusia cuenta con cinco estaciones permanentes de investigación y desarrollo (I+D) y cinco estaciones de campo en la Antártida, planeando seguir creciendo de cara al futuro.

El sector ferroviario mira a España

Con más de 85.000 kilómetros de longitud y atravesando 9 husos horarios, la red ferroviaria rusa es la tercera más extensa del mundo. Con la apertura del Año de Rusia en España y el Año de España en Rusia, ambos países firmaron diversos contratos para el suministro y mantenimiento de los vagones de pasajeros -fabricados por Patentes Talgo SL- y de cara al futuro, las empresas españolas están penetrando poco a poco en el mercado ruso, como es el caso del Grupo OHL, que a través de su filial checa OHL ZS, se ha adjudicado en el proyecto Ural Polar, consistente en la construcción de una vía férrea de 390 kilómetros de longitud y que cuenta con un presupuesto total de 1.950 millones de euros.

Vladímir Yakunin, presidente de OAO «RZD» -Ferrocarriles de Rusia-, y presidente fundador del Foro Público Mundial Diálogo de Civilizaciones, publicaba recientemente en un artículo en el Boletín Económico ICE que “la experiencia española en lo referente a la explotación conjunta, el mantenimiento y la armonización de los sistemas internacionales, también podría resultar muy útil para los ferrocarriles rusos, sobre todo en la realización de proyectos con el uso de trenes de alta velocidad. Sabemos que en España se ha desarrollado una base legal y técnica única, que permite la vinculación y la armonización de las documentaciones operativas para el diseño, la construcción y la explotación de infraestructuras ferroviarias con ancho de vía español y europeo”.

El pasado mes de noviembre Adif fue seleccionada como una de las cinco empresas a las que Rusia ha invitado para competir por la construcción y posterior gestión-30 años- de la línea ferroviaria de Alta Velocidad (AVE) que unirá Moscú y San Petersburgo -660 kilómetros- en dos horas y media y que está valorado en unos 14.000 millones de euros.

Modernización de la industria de la construcción

Uno de los ambiciosos planes que está desarrollando el Gobierno ruso a través del Ministerio de Desarrollo Regional, es impulsar la industria y los materiales de construcción. El plan, que estará vigente hasta 2020, cuenta entre sus objetivos la modernización de la industria e incrementar la producción de materiales de construcción.

Según datos del Gobierno federal, la producción de cemento se incrementará un 50%, lo que inevitablemente supondrá el crecimiento de la producción de ladrillo. Por otro lado, la fabricación de materiales no metálicos podría repuntar por encima del 120%, mientras que la elaboración de material de aislamiento avanzaría en torno al 73,9%.

Como consecuencia de este crecimiento, el Gobierno considera imprescindible apoyar y subvencionar la modernización de la industria y la creación de nuevas plantas, aunque la inversión privada continuará siendo muy necesaria para el crecimiento del sector. Además, los fabricantes de materiales deben orientar el concepto de modernización con la innovación tecnológica y las soluciones de eficiencia energética.

Según el último informe Doing Business 2012, Rusia se sitúa en la posición 120 de un total de 183 países analizados –ganando cuatro puestos con respecto a la edición anterior- y tras la aprobación formal de entrada en la Organización Mundial del Comercio, la Federación abre un poco más sus puertas a la inversión extranjera.

 

Fuente: ICEX

 

Oportunidad mexicana

ANDRÉS OPPENHEIMER 

15 de agosto de 2011

 

Existe una creencia generalizada de que la desaceleración económica de Estados Unidos será devastadora para México y América Central, debido a su excesiva dependencia del mercado estadounidense. Pero esta creencia puede estar equivocada.

La apreciación del yuan lleva a las empresas de EE UU a cerrar en China para trasladarse a México.

Un nuevo fenómeno está resultando una bendición para México y los países centroamericanos: el aumento de los salarios en China -producto de la apreciación de la moneda china, y de una mano de obra cada vez más calificada- está haciendo que cada vez más empresas estadounidenses estén cerrando sus fábricas en China y trasladándolas a México, y en menor medida a Centroamérica.

Es cierto que casi todos los economistas internacionales advierten de que la desaceleración económica de Estados Unidos tendrá como resultado menos importaciones estadounidenses, menos remesas familiares y menos turismo, todo lo cual perjudicará más a México y los países centroamericanos que al resto de Latinoamérica.

Según un reciente informe del Fondo Monetario Internacional, una desaceleración económica prolongada de EE UU será "una carga sustancial" para la economía mexicana. Y el economista ganador del Premio Nobel Joseph Stiglitz, a la izquierda del espectro político estadounidense, me recordó en una entrevista que "cuando EE UU estornuda, México se resfría". Para empeorar las cosas, la sangrienta guerra contra el narcotráfico en México, que se ha cobrado más de 40.000 vidas en los últimos cinco años, está reforzando la idea de que México, así como sus vecinos del sur, también plagados por la violencia, están condenados a varios años de recesión.

Pero otra escuela de pensamiento dice que el impacto del aumento de salarios en China compensará la reciente oleada de malas noticias económicas para México.

Según un estudio reciente de JP Mogan, mientras que hace 10 años el salario promedio en el sector manufacturero de China era un 237% más barato que en México, hoy es tan solo un 14% más barato. Eso significa que los salarios están prácticamente parejos, si se tiene en cuenta que transportar productos desde China a Estados Unidos es mucho más costoso que hacerlo desde México. En parte gracias a este fenómeno, el porcentaje correspondiente a México de importaciones manufactureras de Estados Unidos creció del 11,3% en 2005 al 14% el año pasado, dice el estudio.

"La brecha de salarios entre China y México se ha reducido de manera impresionante", me dijo esta semana Gabriel Casillas, el jefe de economistas de JP Morgan en México. "Estamos viendo una cada vez mayor reubicación de empresas desde China hacia México".

La industria automotriz ha tomado la delantera. Ford, Volkswagen, Toyota y Mazda han anunciado recientemente que abrirán nuevas plantas o expandirán las existentes en México. Y la industria aeroespacial le pisa los talones, con Airbus, Eurocopter y Bombardier abocadas a expandir sus operaciones en el país.

¿Y la ola de violencia no va a afectar esta tendencia?, le pregunté a Casillas. El economista respondió que sin duda, la violencia es un factor importante, y minimizarlo sería irresponsable. Pero en general la violencia se ha limitado al norte de México, Guerrero y Michoacán, mientras que la mayoría de las nuevas inversiones se están dando en el centro del país.

Otros economistas me dicen que la reciente caída de la calificación crediticia de Estados Unidos por parte de Standard & Poor's y sus secuelas económicas probablemente tengan como resultado una valorización aún mayor de la moneda china, que aumentará aún más los salarios chinos. Ante una menor demanda estadounidense de sus productos, China acelerará su transición de una economía principalmente exportadora hacia un modelo cada vez más basado en el consumo interno, que requerirá una moneda más fuerte y salarios más altos, según argumentan.

Rogelio Ramírez de la O, economista de Ecanal, de México, y cercano al candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador, se sitúa a medio camino entre los optimistas y los pesimistas: "Los salarios más altos en China mitigarán el impacto de la desaceleración económica de Estados Unidos, pero no lo compensarán", me dijo. Ramírez de la O prevé que la economía mexicana crecerá el 3,8% este año, un poco menos de lo que se calculaba anteriormente.

Mi opinión: el aumento de los salarios chinos es una bendición para México, y podría ser una gran ayuda para Centroamérica. Podría ser la mejor oportunidad que ha tenido México en los últimos años para salir de su estancamiento y convertirse en una potencia económica emergente de primera línea como Brasil, Sudáfrica o India. Pero para lograrlo, México tendrá que reducir sus niveles de violencia y aprobar las muy demoradas reformas laborales, fiscales y energéticas después de las elecciones presidenciales de 2012. Es una oportunidad de oro. Pronto sabremos si su clase política tendrá el valor de aprovecharla.

 

La subida de precios en China se precibe alrededor del mundo

Enero 2011

La inflación está empezando a ralentizar la maquinaria exportadora china, ya que los compradores de multinacionales occidentales se resisten a comprar a precios cada vez más altos.

Subidas en los precios del 20 al 50% en productos como los zapatos de piel o camisetas llevan a los compradores occidentales a buscar fuentes de suministro alternativas. Pero de Vietnam a la India, pocos países con bajos costes salariales pueden competir con China, y ningún país se escapa de sufrir el aumento de los precios globales de las materias primas.

La disminución de pedidos por parte de países como Estados Unidos ha forzado a algunas compañías navieras a mover un 25% menos de contenedores de lo previsto desde hace unos meses y desde diversos puertos de China.

Probablemente, la disminución de las exportaciones se traducirá en los próximos meses en mayores precios para los compradores de países dependientes de las importaciones chinas, como Estados Unidos, y la posibilidad de una breve escasez de algunos productos si los compradores occidentales retrasan sus compras demasiado tiempo mientras regatean los precios.

China exporta más de 4$ de bienes a los Estados Unidos por cada 1$ que importa de allí, creando un superávit comercial de alrededor de 275 mil millones de US$. La subida de precios chinos tenderá a aparecer sobre todo en productos como ropa barata u otros productos donde la mano de obra y las materias primas representen una gran parte del valor final, sin afectar tanto a productos de electrónica sofisticada como iPads Apple por ejemplo, donde el montaje chino es sólo una pequeña parte del coste.

Por supuesto, la desaceleración en el volumen de las importaciones también podría ser temporal si los consumidores aceptan precios más altos y los compradores occidentales renuevan sus contratos a un coste mucho más alto. Mientras tanto, si el precio promedio de cada producto importado aumenta más rápidamente que la velocidad a la que cae el volumen de envíos, el superávit comercial de China con países como Estados Unidos podría seguir aumentando de forma temporal.

Pero sea cual sea el efecto sobre el comercio, la inflación en China también podría reducir la presión de Washington sobre Pekín acerca del Yuan. Durante más de un año, la administración de Obama ha estado presionando a China para que permita el aumento del valor del yuan frente al dólar.

La intervención del gobierno chino en el mercado de divisas, básicamente cambiando Yuanes por Dólares ha mantenido su divisa artificialmente baja. Pero este flujo de moneda también ha disparado la inflación en China, dando a Pekín un incentivo para que el Yuan se revalúe. De hecho, el Yuan se ha incrementado un 3,6 % frente al dólar desde el pasado mes de junio.

La administración de Obama sugiere que el problema de las divisas podría solucionarse gradualmente si los precios chinos aumentan tan rápido que los bienes de Estados Unidos pasan a ser más competitivos.

El primer signo de una potencial desaceleración de las exportaciones chinas se ha notado en el transporte marítimo. Como la mayoría de las fábricas en China cerraron el pasado viernes día 28 de enero para prepararse para las celebraciones del Año Nuevo Chino, los puertos de Hong Kong y de otros lugares a lo largo de la costa continental han tenido que trabajar largas horas para cumplir con los envíos de última hora. Pero la fiebre anual previa al Año Nuevo no ha sido tan fuerte como en los últimos años, haciendo que las compañías navieras revertieran los aumentos de tarifas y cancelando envíos que se habían programado el pasado verano teniendo en cuenta el crecimiento de la economía de Estados Unidos. Este invierno, la carrera comenzó sólo dos semanas antes de las vacaciones, en lugar de las habituales cuatro semanas, según las compañías de transporte internacional. Eso se debe a que muchas fábricas chinas simplemente recortaron la producción de ese mes para los clientes occidentales que comenzaron a resistirse a los fuertes aumentos de precios.

La tasa de inflación china actualmente se encuentra en un 5%, según fuentes oficiales. Pero tanto economistas chinos como occidentales, consideran que las medidas para su medición están basadas en técnicas defectuosas y obsoletas, y calculan que la cifra real sería hasta dos veces más elevada. En contraste, la inflación anual en Estados Unidos está en uno de los niveles más bajos de su historia, alrededor del 1,5%.


China impuso un control sobre los precios de los alimentos a mediados de noviembre de 2010 para limitar la inflación. Pero recientemente los medios de comunicación estatales comenzaron a advertir a los ciudadanos que estos controles podrían ser ineficaces, ya que la sequía en el norte de China ha dañado la cosecha de trigo de invierno y las heladas han echado a perder parte de la cosecha de hortalizas en el sur.


La economía china de 6 mil millones US$ solía ser muy dependiente de las exportaciones para su crecimiento. Las exportaciones siguen representando alrededor de una quinta parte de la economía, excluyendo los bienes que son importados por China para su ensamblaje final y luego ser reexportados. Pero en los últimos dos años la economía china ha crecido principalmente por la fuerza de la demanda interna de inversiones. Esta demanda, en parte impulsada por los préstamos a bajo interés de los bancos de propiedad estatal, es otro factor que contribuye a la inflación china.


Ciudades y provincias a lo largo de toda China han intentado amortiguar el efecto de la inflación en los consumidores con un fuerte aumento de los salarios mínimos. La provincia de Guangdong, centro de las exportaciones de industria ligera y próxima a Hong Kong, anunció hace unas semanas que sus ciudades aumentarán el mínimo salarial un 18,6% de media a partir del 1 de marzo. Un proceso similar ya tuvo lugar en Guandong hace unos ocho meses.


El aumento de los salarios también se ve impulsado por una creciente escasez de trabajadores en las fábricas. La cantidad de chinos entre 20 y 30 años, grupo tradicional de mano de obra en las fábricas, poco a poco va disminuyendo debido a la introducción del “sistema de hijo único” hace una generación. Además, un sistema universitario en rápida expansión ha producido oleadas de graduados que no tienen ningún interés en trabajar en las fábricas.

 

Algunas empresas han respondido trasladando la fábrica hacia el interior de China. Pero los salarios en las zonas interiores están empezando a alcanzar los niveles salariales de la zona costera, y los elevados costes de transporte con frecuencia no compensan el ahorro en salarios de este traslado hacia el interior.


La empresa norteamericana Coach, una de las mayores vendedoras de bolsos de lujo y otros accesorios, anunció recientemente que plantea reducir su dependencia de China a menos de la mitad de sus productos, respecto al 80% actual. Su producción se hará en países como Vietnam e India, en particular de pequeños artículos de piel donde el uso de la mano de obra es más intensivo.  

Las empresas más pequeñas y que tienen menos necesidad de mantener una calidad elevada pueden tratar de trasladar la producción fuera de China de manera más rápida.
Pero se están encontrando con que muchas fábricas en otros lugares ya están al completo: Vietnam y Tailandia tienen menos población que algunas provincias chinas, mientras que Camboya y Laos tienen menos población que algunas ciudades chinas.

 

Por otro lado, Bangladesh, India e Indonesia tienen mucha población, pero no pueden competir con la red nacional china de puertos ultramodernos, sus autopistas de ochos carriles, ni sus trenes de alta velocidad.


Muchos fabricantes chinos prevén que la escasez de mano de obra que se avecina en el país empuje aún más hacia arriba los salarios. Están respondiendo con planes para modernizar su maquinaria y el diseño de los productos, lo cual podría convertirlos en competidores más directos de los fabricantes de gama alta en Europa y Estados Unidos.
Eso también es uno de los objetivos de los responsables de la política de Pekín, quienes ahora se encuentran empujando el mercado de las exportaciones en la misma dirección.

 

Fuente: International Herald Tribune

 

Coches y carreteras bajo tierra. El último sueño de Beijing

Enero 2011

 

No es la apuesta  por la burbuja inmobiliaria o el aumento de precios de los alimentos a no hacer dormir en Beijing, Los 25 millones de habitantes no duermen porque piensan al momento de salir de casa: horas parados en los buses o para acceder a las estaciones de metro, envueltos en una nube de arena y de smog. La emergencia y los costes son tales que el alcalde Guo Jinlong ha anunciado que la capital china será muy pronto la primera metrópoli del mundo a trasladar todo el tráfico contaminante bajo tierra. En Occidente un anuncio similar haría sonreír. En China en cambio cuando las autoridades prometen infraestructuras, se preparan a usarlas.

 

La municipalidad de Beijing, que en 2020 podría alcanzar los 90 millones de habitantes, desviará los coches y camiones dentro de cientos de kilómetros de túneles, convirtiendo la red de túneles la más grande galería del mundo,  seis autopistas  circulares que cruzarán la ciudad. En la superficie sólo podrán viajar autobuses, taxis,  motos eléctricas y bicicletas. Los coches privados saldrán a la superficie en determinados puntos en los diferentes distritos de la ciudad, en donde se construirán maxi- aparcamientos. Según el Cotidiano del Pueblo, solo los medios eléctricos serán autorizados para circular por las calles de los barrios. El objetivo es transformar una de las capitales más contaminadas y paralizadas del mundo en el símbolo de la viabilidad sostenible del siglo.

 

En Beijing circulan actualmente 5 millones de coches,  que se convertirán en casi 10 en 2015. Las calles de la ciudad, sin embargo, siguen siendo el de la China de Mao, donde se movilizaban en bicicleta. El gas contaminante y las partículas de CO2 que se produce cada día es superior a los niveles semanales del norte de Italia y los atascos de tráfico hacen perder millones de euros en productividad. “En la superficie, dice Guo Jinlong, Beijing será devuelta a los peatones, a los carriles bici y a medios de transporte verdes”.

Se construirá 30 nuevos parques y para las zonas extraurbanas se dispondrá de trenes a alta velocidad. Los buses eléctricos serán acoplados a metros de superficie en vías alargadas.

 

La revolución verde de Beijing iniciará con la construcción de 26 túneles que permitirán al tráfico pasar debajo de las autopistas. El primer anillo subterráneo será cerca a la plaza Tienanmen  y a lugares históricos de la edad imperial. Durante los trabajos, en Beijing no podrán matricular más de 240 mil nuevos coches en el año, menos de un cuarto respecto al 2010, y en las horas de punta el tráfico será a número cerrado. Para acceder al área urbana los medios de transporte con matrícula de otras regiones deberán tener un pass previo pago.

 

No sólo los coches y camiones serán dirigidos bajo tierra. “La circulación invisible”, dice el Alcalde, prevé que también el comercio y oficinas se desarrollarán subterráneamente, en vez que en la superficie. Superando Seul y Tokyo, Beijing construirá bajo tierra cientos de centros comerciales, hoteles y distritos para los negocios. Además que a descongestionar la superficie, que se reservará al tiempo libre y a la residencia, el desarrollo subterráneo consentirá en cortar consumos de energía y emisiones para calefacción y aire condicionado. “Tendremos centros comerciales subterráneos donde será posible hacer comprar sin salir del coche, explican los proyectistas chinos, parándose para pagar a cajas parecidas a la de las autopistas. Los metros llegarán dentro de áreas-oficinas geotérmicas, llenas de negocios, restaurantes, banco, gimnasios. No ver la luz del sol durante los transportes será compensado en el tiempo ahorrado, que podrá ser utilizado en un aire libre”.

 

Son positivos los primeros comentarios de los mismos habitantes delante de la prospectiva de una vida subterránea.  En diciembre Beijing será también la primera metrópoli  del mundo enteramente inalámbrica e inversiones millonarias desarrollarán teletrabajo y comercio electrónico. Insertarlos todos bajo tierra, o meterlos en casa, queda hoy en día un tentativo fallido.  

 

Entre el 1 y el 2 de febrero se termina en China el año del tigre y comienza el del conejo. Salvo en la calles: los chinos que van hacia sus casas serán 650 millones, record en absoluto, por un total de 2 mil millones de viajes. Imposible excavar túneles para todos.

 

Fuente: La Repubblica

 

Apoyos fiscales a la exportación para mantener el ritmo de la economía china

Octubre 2009

 

La economía China continúa moviéndose y adaptándose a los grandes cambios que se han producido en el mundo. Los pilares del crecimiento chino de los últimos años estaban sustentados en la inversión extranjera, la producción a bajos costos, el comercio exterior (exportaciones) y la inversión pública.

En los últimos doce meses el contexto mundial ha cambiado y varios de los sustentos de la economía china se han debilitado. La crisis financiera internacional afectó fuertemente a dos de los pilares del crecimiento del gigante asiático: las inversiones extranjeras y las exportaciones. La crisis bancaria en los países desarrollados, la falta de crédito, la caída de la actividad económica a nivel mundial y la debilidad de los resultados de todas las empresas han llevado a suspender la mayoría de los proyectos de inversión, y por consiguiente el nivel de las inversiones extranjeras en China muestra un fuerte deterioro.

Por otro lado, el enfriamiento del comercio internacional, las devaluaciones de la mayoría de las monedas con respecto al Yuan y las políticas proteccionistas adoptadas por muchos países, han impactado fuertemente en el comercio exterior de China, no afectando tanto el resultado de su balanza comercial (diferencia positiva entre las exportaciones y las importaciones), la cual mantiene su superávit, sino en los volúmenes. Menor actividad económica en Estados Unidos y Japón, dos de los principales destinos de las exportaciones chinas, más los elementos antes enunciados, han generado una caída de los volúmenes de negocios, con la consiguiente disminución de la producción, pérdida de puestos de trabajos, cierre de fábricas y gente desocupada.


Las cifras muestran una caída de las exportaciones del orden del 25% (se estima que será del 10% a finales de año) y de las inversiones extranjeras del orden del 16% con respecto a 2008, generando un impacto de aproximadamente 20 millones de desempleados. En las regiones más afectadas ha habido una escalada de reclamos sociales como consecuencia de cierre de fábricas y pérdida de empleo, especialmente en el sur de China.


El gobierno puso en marcha a principios de 2009 una multitud de medidas de estímulo que evitaran tener que tomar nuevas medidas macroeconómicas, con el fin de alcanzar un orden del mercado estable, así como tecnología y capacidad innovadora para ayudar al sector exportador del país y no perder cuota de mercado en el mercado global.


MÁS APOYOS FISCALES PARA FOMENTAR LAS EXPORTACIONES EN CHINA


El Gobierno chino tiene dos mecanismos para controlar el valor de las exportaciones:


(1)  Impuestos a la exportación: son impuestos con los que se gravan las exportaciones. En caso de que compremos en términos FOB, los impuestos están incluidos dentro de dicho precio. En caso de comprar en términos EXWORKS, dicho precio no incluye estos impuestos.


(2) Devoluciones fiscales: el Gobierno aplica discrecionalmente devoluciones sobre los impuestos con los que están gravadas las exportaciones, como mecanismo adicional de control de las mismas.


Para fomentar las exportaciones, el Gobierno chino ha elevado las devoluciones fiscales a las exportaciones (2) en siete ocasiones desde agosto de 2008. En junio se aplicó a más de 2.600 productos.


Por otro lado aplicó recortes impositivos (1), que parecen ser más efectivos que las devoluciones fiscales al tener un efecto inmediato en la liquidez. En el mes de julio, un total de casi 100 categorías de productos, incluyendo productos agrícolas y fertilizantes, vieron sus tasas a la exportación rebajadas o eliminadas.


Algunos ejemplos:

  • Indio y molibdeno: los impuestos de exportación pasan del 15% al 5%
  • Ácido sulfúrico: del 5% pasa al 0%
  • Productos de acero: del 10% pasa al 5%
  • Fertilizantes: del 50% al 0%
  • Arroz, trigo, soja: del 3% al 0%

Estas medidas han impactado directamente en los precios de exportación de un gran número de productos. Muchas empresas compradoras de productos chinos han notado, aliviadas, un parón en la escalada de precios que sus compras venían sufriendo a lo largo de los últimos dos años.

 

Fuentes:

Nº 36 de la revista El Catoblepas , Informe de abril 2009 del ICEX “Paquete estimulo económico en China” , Observanto, Shanghai Daily , Xinhua , China.org.cn , adnmundo.com